Escrito por

Contador de mordiscos (japonés, of course)

Imaginad que la fregona, en lugar de ser inventada por un español, hubiera sido inventada por un japonés… ¡la de cosas que tendría! Y es que esta sociedad está experimentada en inventar cosas estrambóticas. Lo último, este medidor de mordiscos para los más pequeños de la casa.

kami_kami_sensor2-560x355

Madres del mundo, ¿cuántas veces os habéis preguntado si vuestros retoños mastican bien la comida? ¿Cuántas veces habéis temido que por culpa de no masticar los suficiente pudieran sufrir un atragantamiento? ¡No pasa nada! Con el nuevo invento Kami Kami Sensor no tendremos de qué preocuparnos.

El Kami Kami Sensor es un chisme que se coloca en la mandíbula del niño o niña en cuestión y contabiliza los mordiscos que dan durante una comida. Además, se supone que es divertido para ellos, pues hace sonidos cada 30 o 1000 “masticaciones”. ¡Y su autonomía es de 30 horas con sólo tres pilas AAA!

Y, por si fuera poco, venden dos versiones del Kami Kami Sensor, una para niños muy pequeños y otro para “edad media de colegio”, que suponemos serán los 10 años. Ambos cuestan 110 dólares, pero ¡qué es eso para la seguridad alimenticia de nuestros hijos!

Los japoneses, como siempre, pensando en nuestra seguridad. ¡Qué sería de nosotros sin estos inventos revolucionarios!

Imagen y Fuente | CrunchGear

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos