Escrito por

Los videojuegos crean adicción

Vaya cosa acaban de descubrir los expertos mundiales en salud. Están preocupados porque abusar de los videojuegos crea adicción y, además, quien está enganchado a ellos, se queda enganchado de por vida.

crash-time-videojuego-entrevista-con-el-desarrollador-andreas-leicht

Chicos, cualquier cosa que se tome en abundancia puede crear adicción. Los videojuegos no son malos, todo lo contrario. Siempre escucharemos noticias en plan: “un chico mata a sus padres imitando a un personaje del Final Fantasy” o “atropella a un perro porque lo vio en el Grand Theft Auto”. En mi opinión, eso son tonterías. La persona es la persona y un videojuego virtual es otra. Una persona tiene que tener la cabeza bien amueblada para saber que lo que realiza en un videojuego no puede realizarlo en la vida real. Hablo por mí y los de mi generación, born in 80s, que hemos crecido con Dragon Ball, películas de Van Damme, Steven Seagal, Arnold Chuachenegger y Sylverster Stallone y, por regla general, no hemos matado a nadie.

Si alguien hace algo basándose en el videojuego, la culpa no es del videojuego. Pero es muy fácil señarlalo para así quitar la responsabilidad a quien realmente la tiene. Sus educadores. La sociedad. Una persona que sufre un trastorno mental que le lleve a hacer daño a alguien va a hacerlo juegue a juegos o no. Un chico que mata a sus padres al estilo Final Fantasy lo hace porque él quiere, no porque el Final Fantasy te obligue a ello. Es más, considero mucho más educativo el Final Fantasy y las películas de los tipos escritos arriba que ver a Belén Esteban despotricar a diestro y también a siniestro en los programas de sobremesa. Eso sí, sobre esa bazofia de programación los expertos no dicen nada.

Eso sí, si somos justos, también tenemos que decir que, efectivamente, los juegos crean adicción. No es bueno tirarse las tardes delante de la caja tonta a ver si destruimos por fin a ese monstruo del Resident Evil. No. Hay que dosificarse, como todo en esta vida, porque una adicción no conlleva nada bueno, simplemente ansiedad y decisiones erróneas. La mayoría de los que leáis esto seguramente penséis que eso no puede pasaros a vosotros, pero seguro que si hacéis memoria recordáis alguna vez que os habéis enfadado debido a un videojuego. Porque vuestra madre os haya apagado la tele, porque os hayan castigado, porque no hayáis podido guardar después de dos horas jugando…

Simplemente son videojuegos. Ni menos que eso, ni más que eso.